Historia

Breve historia de Grünenthal

Su nombre surge de la maestranza de cobre llamada "Grünenthal", ubicada en la ciudad de Stolberg, construida en 1699 y propiedad de la familia Wirtz desde 1888.

El laboratorio farmacéutico alemán Grünenthal GmbH, fue fundado en 1946 en Stolberg, ciudad que fue su única sede durante muchos años, y que es desde hace siglos una tradicional ciudad empresarial del centro de Europa.

En la actualidad Grünenthal GmbH tiene su Casa Matriz en la ciudad imperial de Aquisgrán (Aachen), en el noroeste de Alemania, contando con su propio centro de investigación y plantas de fabricación y dedicada fundamentalmente al desarrollo de analgésicos y antibióticos.

Desde sus comienzos, esta empresa farmacéutica se trazó un camino propio centrado en tres lemas: innovación, cooperación y expansión. En la actualidad todos somos parte de este Propio Camino.

Luego de su fundación, el primer gran desafío para Grünenthal GmbH fue la innovación. En la época de la posguerra las enfermedades infecciosas amenazaban muchas vidas. Las sulfonamidas y los medicamentos disponibles en ese entonces se hacían insuficientes para combatir las infecciones. A comienzos del siglo, Alexander Fleming había descubierto la penicilina, pero recién a fines de la guerra se inicia su producción masiva en Estados Unidos e Inglaterra. En Alemania Occidental es Grünenthal quien, a partir de 1948, produce en sus laboratorios y pone en el mercado alemán la penicilina, siendo este el primer hito importante en este propio camino.

A la penicilina la siguieron nuevos antibióticos y más tarde un importante desarrollo en el área analgésica: Tramadol, producto de la exclusiva investigación de Grünenthal.

Un segundo propósito de Grünenthal fue ampliar sus fronteras. Poco después de la fundación de Grünenthal en Alemania se realizaron los primeros negocios en el extranjero a través de empresas locales, que servían como canales de distribución de los productos de la Compañía. De esta manera, Grünenthal pudo llegar a distintos países de Europa, Oriente, Sudeste Asiático e incluso a Paraguay, en Sudamérica. En 1955, sólo 9 años después de la fundación de Grünenthal, sus productos ya estaban presentes en 43 países.

Con el tiempo y a pesar de la exitosa distribución de los productos en distintos países, en Grünenthal surgió cada vez más fuerte la necesidad de participar activamente en la promoción y distribución local de sus productos. Con este propósito, en 1957 Grünenthal instala una empresa filial en España, comenzando una nueva etapa.

En Latinoamérica la historia de Grünenthal se inicia en 1968 con la fundación de una filial en Perú, seguida en 1973 por la creación de Grünenthal Ecuatoriana y en 1979 Grünenthal Chilena. Dentro de Latinoamérica existen además, en la actualidad, filiales en México, Venezuela,  Colombia y Brazil.