Fisiopatología y tipos

Actividad de los sensores del dolor

El dolor agudo es la consecuencia de cualquier acontecimiento que estimule los “sensores del dolor” del organismo (los receptores nociceptivos), como lesiones, sangrados (hemorragias), tumores, infecciones y problemas metabólicos y endocrinos.

El dolor agudo suele producirse después de una intervención quirúrgica, después de sufrir lesiones físicas graves o potencialmente mortales o después de sufrir lesiones deportivas.

El dolor agudo es causado por un estímulo doloroso que activa los receptores del dolor (los receptores nociceptivos), los cuales transmiten el estímulo a la médula espinal. Posteriormente, el estímulo doloroso se desvía a las neuronas motrices, lo que provoca una respuesta de reflejo, como retirar el brazo del fuego.

Luego el estímulo doloroso se transmite a las estructuras supraespinales encargadas de procesar el dolor y finalmente llega al cerebro, donde el organismo lo percibe como dolor. Los reflejos supraespinales también incrementan la frecuencia cardiaca y la frecuencia respiratoria e inducen la liberación de hormonas que causan estrés.

Última actualización:  16 ene 2012