Dolor neuropático

Zona del sistema nervioso central o periférico afectada

El dolor neuropático es producido por daño o alteración en las estructuras del sistema nervioso.
Por tanto, el dolor puede ser producido por daño en los nervios periféricos (dolor neuropático periférico) ó por daño en la médula espinal o el cerebro (dolor neuropático central).
Se deben distinguir hasta cinco causas de trastornos en los nervios periféricos: infección, inflamación, degeneración, trauma y disfunción.

INFECCIÓN, como el Herpes Zoster, producida por el virus varicela zoster, este virus inflama y altera una de las ramas nerviosas y la consecuencia de ello es la producción de un dolor inicial, que tiene la característica de ser tipo ardor o quemazón. Cuando la infección por este virus altera gravemente los nervios y las lesiones eruptivas en la piel desaparecen, puede persistir en esta zona un dolor al que se le conoce como NEURALGIA POST-HERPÉTICA, este dolor se manifiesta porque puede aparecer con el simple roce de la ropa sobre la piel que fue afectada por el herpes zoster, este dolor puede perdurar por largo tiempo y en algunos casos por toda la vida , por lo que es necesario un tratamiento por tiempo prolongado y no pocas veces de forma permanente.

INFLAMACIÓN, que se produce por la presión de las hernias de los discos intervertebrales (columna vertebral) que presionan las raíces nerviosas. Como parte de esta inflamación los tejidos circundantes a las raíces nerviosas producen sustancias que generan dolor en el trayecto del nervio inflamado (por ejemplo, el nervio ciático). Este dolor que se origina en las raíces nerviosas inflamadas causa limitaciones en las actividades cotidianas de las personas que lo padecen.

El tratamiento de este tipo de dolor se realiza generalmente con medicamentos que lo alivian en la mayor parte de los casos. Sin embargo, algunos pacientes con este tipo de dolor pueden ser tratados quirúrgicamente especialmente si el dolor es persistente. Su médico determinará mediante algunos exámenes especializados adicionales (electromiografía, resonancia magnética, etc.), si la cirugía será necesaria.

Existe un dolor producido por "desgaste" de la unión entre vértebras (espondiloartrosis) que los médicos llaman SINDROME DE RECESO LATERAL, en el cual el nervio se inflama por presión de unas formaciones óseas llamadas osteofitos ("picos de loro") y que puede producir un dolor similar a la hernia del disco intervertebral. En este caso el médico tratante utilizará los medicamentos para tratar el componente inflamatorio y el dolor que se origina en las raíces nerviosas, y en otros casos utilizara procedimientos aplicados directamente a las raíces nerviosas.

DEGENERACIÓN de los nervios, producto de enfermedades que atacan a los mismos y los destruyen al no reconocerlos como propios. En este caso, es necesario consultar con el Médico especialista en Neurología ó acudir a una Unidad de Tratamiento de Dolor.

TRAUMA, cuando el nervio es aplastado o cortado. En el primer caso el dolor suele desaparecer cuando el nervio se recupera después del daño. En cambio, cuando el nervio es cortado produce dolor llamado por desaferentación ("desconexión"). El dolor en un inicio es generado en el lugar de la lesión y posteriormente se genera en la médula espinal u otras partes del sistema nervioso denominándose centralización del dolor. Este dolor necesita tratamiento prolongado.

DISFUNCIÓN, en algunos casos de dolor neuropático como la neuralgia del trigémino se desconoce su causa, es lo que se llama disfunción del nervio trigémino.

DOLOR CENTRAL, es asociado a enfermedades o traumas del sistema nervioso central, en el que se producen degeneración o cambios funcionales a nivel de la médula espinal, tronco encefálico y encéfalo cerebro). p. ej., dolor post-apopléjico, dolor por sección de médula espinal, etc.

En resumen, el DOLOR NEUROPÁTICO se caracteriza por presentar

  • DOLOR ESPONTÁNEO como ardor, quemazón, corriente eléctrica o punzada;
  • HIPERALGESIA, dolor a los estímulos mecánicos fuertes y
  • ALODINIA o dolor a los estímulos leves, tacto por ejemplo.

Dr. Raymundo Cordero Luján
Jefe de Unidad de Tratamiento de Dolor y
Cuidado Paliativo del Hospital Central Luis N. Sáenz
Policía Nacional del Perú